998 882 464       mecs4@hotmail.com       Hazte fan

EL SUR LLEGA AL MoMA POR FIN

EL SUR LLEGA AL MoMA POR FIN

EL SUR LLEGA AL MoMA POR FIN

En 1988 John Yau publicaba en Arts Magazine su artícu­lo ‘Por favor, esperen al lado del guardarropa’. En él reflexionaba sobre uno de los hoy considerados cuadros estrella del cubano Wifredo Lam, titulado La jungla, entonces colgado en el MoMA en un pasillo cercano al guardarropa. Quizás el texto no hablaba de la hegemonía cultural y las diferentes expulsiones que ésta ha impuesto al relato.
-al-momaa lectura posible del incisivo artículo de Yau es que La jungla estaba en un pasillo porque en realidad nadie sabía dónde colocarla, con quién ponerla a dialogar en las salas. No encajaba la narrativa fundacional trazada por Alfred H. Barr y continuada por William Rubin para el museo neoyorquino, así que Lam quedaba excluido. Era, igual que las mujeres artistas a lo largo de la historia, una excepción, lo que surge en los márgenes y por lo tanto de menor calidad y, más importante, imposible de categorizar. Frente al “genio” Picasso, Lam era un fuera de la ley, un artista del Sur.

Durante meses los conservadores y la dirección del museo han dado vueltas a su pregunta genuina: ¿cuáles son las “grandes” obras irrenunciables, aquellas que deben estar ahí para recibir a los visitantes? Curiosamente, al final no han resultado ser tantas y los espacios se han llenado de piezas inesperadas que, pese a todo, formaban parte de los deslumbrantes fondos.

Fuente: elpais